¿Cómo controlar la epilepsia y la salud bucal?

Pareja feliz sonriendo

La epilepsia es un trastorno neurológico por el cual una persona experimenta convulsiones crónicas impredecibles. Si tenés un amigo o familiar que tiene convulsiones, él sabe que puede controlar los síntomas con medicamentos antiepilépticos (AED). Lo que quizás no sepa es que este trastorno y sus medicamentos a veces tienen efectos bucales. Controlar la epilepsia y la salud bucal es posible una vez que se conocen los riesgos y cómo abordarlos.

 

¿Qué es la epilepsia?

 

Los neurólogos definen a la epilepsia como un trastorno del sistema nervioso que ocasiona periodos de actividad anómala en el cerebro. Puede incidir en cualquier proceso controlado por el cerebro y dar como resultado convulsiones o cambios de comportamiento o conciencia.

 

La epilepsia puede transmitirse de padres a hijos, o puede ser consecuencia de traumatismos craneales y tumores cerebrales. En adultos mayores de 35 años, el derrame cerebral es una de las principales causas de epilepsia. Además, enfermedades como la meningitis, el SIDA y la encefalitis viral también pueden desencadenar este trastorno, al igual que las lesiones prenatales u otros trastornos del desarrollo. Pese a esta lista de causas posibles, la comunidad científica, estima que entre el un 60% y 70% de los casos de epilepsia son diagnosticados sin causa exacta conocida.

 

Aunque puede afectar tanto a hombres como a mujeres de cualquier edad y grupo étnico, la epilepsia afecta al1% de la población y es más frecuente en el género masculino.

 

Síntomas comunes de epilepsia

 

Fuentes clínicas señalan que los signos de epilepsia varían según la persona dependiendo de las zonas del cerebro que sufren de alguna anomalía, y suelen ser recurrentes a lo largo de la vida de una persona en cada uno de sus episodios. Los siguientes síntomas se observan habitualmente con convulsiones generalizadas, que ocurren cuando se ve afectado todo el cerebro:

 

  • Confusión temporal, parpadeo o mirada perdida
  • Colapso repentino
  • Sacudidas bruscas e incontrolables o rigidez de brazos y piernas
  • Pérdida de conciencia

 

Riesgos para la salud bucal

 

Las convulsiones generalizadas suponen un riesgo de lesiones en la lengua y en otras partes de la boca. Las convulsiones también pueden provocar daños en las articulaciones temporomandibulares o la aspiración de un diente hacia los pulmones.

 

No obstante, los medicamentos que permiten controlar este trastorno también pueden tener efectos secundarios en la boca. Un efecto secundario que suele asociarse a los AED es la hiperplasia gingival, un crecimiento excesivo del tejido de las encías. Como asegura el Portal Latinoamericano de Toxicología, la fenitoína es un AED empleado con frecuencia en niños, y puede causar hiperplasia gingival en el 50% de los pacientes que la toman.

 

Como recoge la Asociación de Farmacéuticos AFAM, los diversos medicamentos AED también pueden provocar xerostomía, o sequedad bucal. La sequedad bucal aumenta el riesgo de padecer caries dental, dado que la saliva elimina las partículas de alimentos y bacterias, según la Federación Odontológica de la Provincia de Buenos Aires.

 

Controlar la epilepsia y la salud bucal

 

Las dentaduras postizas y prótesis removibles pueden romperse o atragantarse en los episodios de convulsiones, con graves consecuencias como las descritas por la comunidad científica, de modo que las prótesis fijas pueden ser preferibles para las personas que sufren de epilepsia. Para evitar un traumatismo dentario por la noche, el odontólogo puede recomendarte usar un protector bucal. Si un paciente desarrolla hiperplasia gingival grave, puede necesitar tratamiento quirúrgico para eliminar el exceso de tejido de las encías.

 

El odontólogo realizará un examen exhaustivo del paciente epiléptico en busca de signos de hiperplasia gingival o sequedad bucal y le explicará la rutina de higiene oral necesaria para prevenir la caries dental y la enfermedad periodontal:

 

  • Usá hilo dental a diario.
  • Cepillate con frecuencia a lo largo del día y antes de acostarte con crema dental con flúor.
  • Mantené una dieta saludable y seguí unas pautas de nutrición adecuadas.
  • Usá pastillas de menta o grageas con xilitol para estimular la producción de saliva y prevenir las caries.

 

Un equipo médico compuesto por un médico y un odontólogo te ayudará a vos y a tus seres queridos a controlar la epilepsia. Si te preocupan los efectos de la epilepsia en la salud bucal, tenés que saber que tu odontólogo siempre estará disponible para ayudarte a mantener una sonrisa brillante con dientes y encías saludables.

La finalidad de este artículo es fomentar la comprensión y el conocimiento de temas generales de salud oral. Su propósito no es sustituir la opinión, el diagnóstico o el tratamiento profesionales. Solicita siempre la opinión experta de tu dentista u otro proveedor de salud Calificado y Dile siempre cualquier pregunta que tengas en relación con alguna enfermedad o tratamiento médico.

OTROS ARTÍCULOS

¿Cómo el tabaco puede SER UNA AMENAZA PARA LA SALUD BUCAL?

La mayor amenaza del tabaco para la salud es su relación con el cáncer de boca. La Sociedad Americana Contra el Cáncer informa que:

  • Cerca del 90% de las personas con cáncer de boca y algunos tipos de cáncer de garganta consumen tabaco. El riesgo de desarrollar estos cánceres aumenta a medida que las personas fuman o mastican tabaco con más frecuencia o durante un período mayor.

  • Los fumadores tienen seis veces más de probabilidad de desarrollar estos cánceres que los no fumadores.

  • Alrededor del 37% de los pacientes que continúan fumando después de realizar un tratamiento para el cáncer desarrollan cánceres secundarios en la boca, garganta o laringe. Solamente el 6% de las personas que dejan de fumar desarrollan estos cánceres secundarios.

  • El tabaco sin humo se ha relacionado con cánceres de mejilla, encías y en la superficie interna de los labios. El tabaco sin humo aumenta el riesgo de contraer estos cánceres casi 50 veces.