Introducción

Cuide de los dientes temporales (de leche ) de su hijo. Estos normalmente caen, pero hasta que lo hagan, los dientes de leche desempeñan un papel importante para ayudar a su niño a morder y masticar los alimentos y hablar claramente. Los dientes de leche también guardan espacio para los dientes permanentes y ayudan a guiarlos a su lugar.

Incluso antes de que a su hijo le salga su primer diente, debe limpiar sus encías con un masajeador de goma infantil, limpio y húmedo o con una toallita. Una vez que los dientes de su hijo salen, cepíllelos dos veces al día usando un cepillo de cerdas suaves con agua.

Por debajo de los dientes de leche de su hijo crecen las raíces y se posicionan los dientes permanentes.

Investigaciones muestran que los niños que desarrollan caries en sus dientes de leche son más propensos a desarrollar caries al ser adultos, así que asegúrese llevar a su hijo a un dentista para una revisión. Es importante limpiar los dientes de leche de su hijo, pero una vez que los dientes permanentes empiezan a salir realmente necesita poner como una prioridad la limpieza de estos. Estos dientes van a durar para toda la vida.

Por supuesto, aunque sean los niños, sus dientes son aún susceptibles a las mismas condiciones y daños a los que se enfrentan los dientes adultos. Si su hijo tiene un alto riesgo de caries, es tiempo de reducir los refrigerios altos en calorías, como galletitas saladas y patatas fritas y limitar las bebidas azucaradas. Recuerde que dar a su hijo una botella de líquido azucarado muchas veces al día, o permitir que se duerma con un biberón durante la siesta o por la noche, puede ser perjudicial para los dientes del niño.

Muchas de las mismas opciones de evaluación y tratamiento que los adultos tienen, también están disponibles para los niños. Estas incluyen radiografías, selladores dentales, tratamientos de ortodoncia y mucho más.

Comprensión

Cepillado y uso de hilo dental 
Empiece a usar crema dental para cepillar los dientes de su niño cuando él (o ella) tenga 2 años.Use solamente una pequeña cantidad de crema dental (aproximadamente del tamaño de un chícharo). Los niños pequeños tienden a tragarse la crema dental al cepillarse los dientes, en lugar de escupirla. Introduzca crema dental sin flúor. Tan pronto como dos dientes se toquen, use el hilo dental entre ellos una vez al día. Puede utilizar hilo dental regular o sostenedores de hilo dental especiales

En algún momento, su hijo querrá cepillar sus propios dientes. Está bien darle una oportunidad. Pero luego, debe siempre cepillar los dientes de su hijo una segunda vez. La mayoría de los niños no serán capaces de cepillarse los dientes bien por su propia cuenta hasta los 8 años de edad.

Nutrición
Al igual que lo que come su niño es importante para unos dientes sanos, con qué frecuencia come es igual de importante. Refrigerios frecuentes pueden aumentar el riesgo de caries.

Las caries se pueden desarrollar cuando los alimentos que contienen azúcar permanecen en la boca durante mucho tiempo. Las bacterias que viven en los dientes se alimentan con estos trozos de comida. Crean ácido, el cual corroe el esmalte de los dientes. Entre comidas o refrigerios, la saliva remueve el ácido. Si su niño está comiendo continuamente, no hay tiempo para que este ácido sea eliminado.

Cuando la mayoría de la gente piensa en azúcar, piensan en el azúcar blanco que se encuentra en dulces y productos horneados. Pero todos los alimentos que contienen hidratos de carbono se descomponen en azúcares.

Visita dental
Los nuevos padres a menudo preguntan, "¿Cuándo debe mi hijo acudir por primera vez a un dentista?"Su hijo debe ver a un dentista por su primer cumpleaños.

La idea de esas primeras visitas dentales todavía sorprende a muchos nuevos padres. Sin embargo, estudios nacionales han demostrado que los niños en edad preescolar están teniendo un mayor número de caries.

Perdiendo los dientes de leche 
En promedio, los niños comienzan a perder sus dientes de leche cuando están en los 6 o 7 años de edad. Si pierden sus dientes antes o después de este tiempo no quiere decir que algo malo está ocurriendo con su hijo. La mayoría de los niños pierde sus dientes en el mismo orden que salieron. Por ejemplo, primero pierden sus dientes inferiores centrales.

Ortodoncia temprana
Los niños de hoy en día tienden a obtener ortodoncias en una edad mucho más temprana que en años anteriores. Algunos pacientes con problemas especiales inician tratamiento de ortodoncia a los 6 años de edad. Los dientes permanentes comienzan a salir sobre esta edad, y es cuando los problemas ortodóncicos se vuelven aparentes. Debido a que la mandíbula sigue creciendo es el momento idóneo para evaluar a un niño.

Planificación

Los dientes permanentes necesitan una limpieza periódica y un uso del hilo dental, y dentistas recomiendan seguir esta rutina después de cada comida. Cuando empiece a ocuparse del cuidado de los dientes permanentes de su hijo, usted deberá ayudarlo a cepillar y usar hilo dental hasta que él crezca un poco. Use pasta dentífrica y un cepillo de dientes diseñado para niños. Los cepillos de dientes para niños tienen cerdas suaves que no dañan los dientes y las encías de su hijo. Intente usar hilo dental infantil con soporte para que pueda enseñarle cómo utilizar el hilo dental en sus propios dientes.

Cuando un niño tiene alrededor de 6 años de edad los dientes comenzarán a aflojarse. Deje que el niño mueva el diente hasta que caiga por su cuenta. Esto minimizará el dolor y sangrado asociado con un diente perdido.

Otra cosa a la que hay que prestar atención son las caries. ¿Qué y con qué frecuencia los refrigerios de sus hijos pueden tener un gran impacto en su salud oral? Aquí están algunos consejos para los refrigerios y las comidas:

Dé a su hijo alimentos saludables para sus refrigerios, como frutas frescas, verduras y quesos.

Comprar alimentos sin azúcar o sin edulcorantes.

Sirva alimentos azucarados o altos en calorías como parte de una comida, en lugar de como un refrigerio. La mayoría de los niños beben líquidos durante la comida. Esto eliminará muchos trozos de comida de los dientes. Anime a los niños a beber agua durante y al final de sus comidas para lavar cualquier azúcar remanente. Ofrezca menos refrigerios durante el día.

Después de que su niño tome refrigerios, asegúrese de que se cepilla los dientes. Si esto no es posible, haga que su hijo se enjuague la boca con agua varias veces.

Al masticar chicle, elija un chicle sin azúcar o endulzados con xilitol.

¡Cepillarse los dientes puede ser divertido!

Cepillarse los dientes con cepillos de dientes y dentífricos para niños puede ser una divertida actividad. Consulte nuestros productos para elegir el adecuado para su hijo.