Lavarle los dientes a su pequeño: Una guía paso a paso

VISTAS:

Los niños de 2 años tienen una hermosa sonrisa a pesar de que todavía no tienen todos los dientes, y ya han asistido a su primer consulta con el dentista. Cepillarle los dientes correctamente a su pequeño ahora puede inculcarle un hábito para toda la vida y fomentar una boca saludable. A continuación, le mostramos cómo empezar la rutina con su pequeño.

Compre un cepillo de dientes

¿Por qué no hacer de esto una ocasión especial? Lleve a su hijo con usted para que escoja su primer cepillo de dientes. Deje que elija un cepillo dental de cerdas suaves que tenga, por ejemplo, alguno de sus personajes favoritos. Elija una crema dental para niños de su sabor favorito que, además, tenga fluoruro, lo que ayudará a prevenir cavidades infantiles.

Prepare el escenario

Se recomienda cepillar los dientes de los niños pequeños dos veces al día. La elección del momento del cepillado puede ser crucial. Para incrementar sus posibilidades de éxito, busque los momentos en que muestre una mejor disposición para cepillarse los dientes, como después del desayuno o antes de la siesta. Es indispensable lavarle los dientes antes de dormir, pero no espere hasta que esté irritable y sólo quiera dormir. Cree un ritual, como dejar que abra la llave del agua. De este modo, esperará el proceso con emoción, lo que incrementa la probabilidad de que el pequeño esté más dispuesto a cooperar.

Es momento de cepillar

Prepare el cepillo dental de su hijo con una cantidad de crema dental del tamaño de un chícharo: esto es todo lo que necesita. Luego, busque una posición cómoda. Una opción es que su hijo se pare sobre un banquito o se siente en sus piernas. Empiece a cepillar primero el interior de los dientes. Incline el cepillo dental en un ángulo de 45 grados con respecto a la encía, y mueva el cepillo de atrás hacia adelante. Repita en la cara exterior de los dientes. Dirija el cepillo hacia las encías y vuelva a cepillar de la misma manera. Asegúrese de cepillar también las superficies de arriba de los dientes. Haga una pausa si el niño se pone de mal humor. No olvide enjuagarle los dientes con cuidado y recordarle que no debe tragarse la crema dental. Por último, puede enseñarle a enjuagarse la boca y a escupir por sí mismo con la técnica apropiada.

Hágalo divertido

Convierta la hora de lavarse los dientes en un juego. Invente una canción boba y divertida que acompañe el proceso. Deje que su hijo practique el cepillado dental para que se acostumbre. Muéstrele un video de su personaje favorito lavándose los dientes para despertar su interés. Cualquier cosa que se le ocurra para que la experiencia sea más divertida le ayudará a su pequeño a disfrutar del cuidado de su salud bucal.

La finalidad de este artículo es fomentar la comprensión y el conocimiento de temas generales de salud oral. Su propósito no es sustituir la opinión, el diagnóstico o el tratamiento profesionales. Solicita siempre la opinión experta de tu dentista u otro proveedor de salud Calificado y Dile siempre cualquier pregunta que tengas en relación con alguna enfermedad o tratamiento médico.

OTROS ARTÍCULOS

¡Cepillarse los dientes puede ser divertido!

Cepillarse los dientes con cepillos de dientes y dentífricos para niños puede ser una divertida actividad. Consulte nuestros productos para elegir el adecuado para su hijo.