¿Qué diente sigue? Cómo usar una tabla de dientes permanentes para darle seguimiento a los nuevos dientes de su hijo

Niño examinado por su odontopediatra

Aproximadamente entre los seis meses y los tres años de edad, usted pudo ver cómo le salieron todos los dientes primarios a su hijo. Desde los cinco o seis años de edad, puede volver a disfrutar de todo el proceso, ya que esos dientes se caen y brotan los permanentes. Aunque solo hicieron falta un par de años para que le salieran los dientes de leche, el último diente permanente puede tardar una década o más en salir. Como ayuda, puede usar una tabla de dientes permanentes para darle seguimiento a los dientes adultos que brotan y la fecha. El momento en que empiezan a crecer los dientes de o hijo puede variar, pero por lo general brotan en el mismo orden para todos.

Cómo usar una tabla para los dientes permanentes

Una tabla para los dientes permanentes les puede ayudar a usted y a su hijo a darle seguimiento al proceso mientras se divierten un poco. Imprima copias de la tabla publicada en detalle (en inglés) en la página Mouth Healthy de la Asociación Dental Americana (American Dental Association, ADA), y coloreen cada diente con otro color conforme vayan creciendo. Convierta la tabla en un juego imprimiendo varias copias y deje que su hijo enumere cada diente en el orden en que cree que aparecerán. Si adivina correctamente, puede darle una recompensa, como salir a comer o ir al cine.

Tipos de dientes

Una de las diferencias más grandes entre los dientes primarios y los permanentes es la cantidad. Por lo general, las personas solo tienen 20 dientes de leche, pero pueden tener hasta 32 dientes permanentes. Estos últimos se dividen en cuatro tipos: incisivos, caninos, premolares y molares. Los incisivos, ubicados en la parte frontal de la boca y llamados "dientes frontales", suelen ser los primeros en brotar. Los incisivos centrales permanentes del maxilar inferior son los primeros en aparecer, alrededor de los seis o siete años.

Los siguientes suelen ser los primeros molares. Por lo general, estos también aparecen entre los seis y los siete años de edad, y son conocidos, con razón, como "molares de los seis años", de acuerdo con el Centro de Odontología Infantil de los E.U.A. Hay dos en la hilera de dientes inferior y otros dos en la hilera superior. Pueden considerarse dientes "adicionales", porque no reemplazan ningún diente primario.

Después de que aparece el primer grupo de molares permanentes, lo más probable es que su hijo pierda los incisivos centrales frontales de la mandíbula superior, después de lo cual aparecerán dientes nuevos en el hueco. Los siguientes en salir son los incisivos que están junto a los dientes centrales, llamados incisivos laterales, lo que suele ocurrir a los nueve años.

Después, a muchos niños les salen los puntiagudos dientes caninos junto a los incisivos laterales, en la hilera de dientes inferior. Estos van seguidos por sus primeros premolares (o bicúspides) dos espacios antes de sus molares de los seis años, tanto en la hilera superior como en la inferior. Después de los premolares, brotan los dientes caninos de la hilera superior, igual que los segundos premolares. Generalmente, para cuando cumplen los 13 años han brotado los molares a los 12 años de ambos lados en las hileras superior e inferior en la parte posterior de la boca.

¿Qué pasa con las muelas del juicio?

No todas las personas conservan sus 32 dientes permanentes. Los últimos cuatro dientes, también llamados muelas del juicio, de acuerdo con la ADA, no suelen aparecer hasta la última etapa de la adolescencia o poco después de cumplir los 20 años. En algunas personas nunca brotan, mientras que muchos necesitan que se las extraigan antes de que broten debido a la falta de espacio en la boca. El odontólogo de su hijo pondrá atención especial al desarrollo de este último grupo de molares y le informará si es necesario extraerlos o no.

Cómo cuidar de los nuevos dientes de su hijo

Con el cuidado dental apropiado, los dientes permanentes de su hijo le durarán el resto de su vida. Enseñarles buenos hábitos dentales, como cepillarse los dientes dos veces al día y usar una crema dental adecuada e hilo dental todos los días reduce el riesgo de que padezcan deterioro dental. Del mismo modo, los tratamientos dentales como los selladores y los geles de fluoruro pueden fortalecer los dientes aún más y otorgar protección contra las caries.

La llegada de los dientes permanentes es un momento muy importante en la vida de su hijo. Supervisarlos con una tabla dental le dará algo para recordarlo.

La finalidad de este artículo es fomentar la comprensión y el conocimiento de temas generales de salud oral. Su propósito no es sustituir la opinión, el diagnóstico o el tratamiento profesionales. Solicita siempre la opinión experta de tu dentista u otro proveedor de salud Calificado y Dile siempre cualquier pregunta que tengas en relación con alguna enfermedad o tratamiento médico.

OTROS ARTÍCULOS

¡Cepillarse los dientes puede ser divertido!

Cepillarse los dientes con cepillos de dientes y dentífricos para niños puede ser una divertida actividad. Consulte nuestros productos para elegir el adecuado para su hijo.