ORTODONCIA TEMPRANA

Introducción

El tratamiento ortodóncico en niños se conoce como Ortodoncia interceptiva, y puede iniciarse con 6 o 7 años de edad. A esta edad, todavía se están desarrollando los dientes y la mandíbula sigue creciendo. Eso significa que ciertas condiciones, tales como apiñamiento, pueden resultar más fáciles de tratar.

Es importante señalar que un tratamiento temprano no se aplica a todos los problemas ortodóncicos; sin embargo, puede ayudar en ciertos casos. Dos condiciones que requieren una intervención temprana son las mordidas cruzadas y los dientes delanteros sobresaliendo. Una mordida cruzada puede causar que las mandíbulas crezcan irregularmente. Unos dientes delanteros que sobresalen pueden ser fracturados o dañados en un accidente, como en caídas.

Beneficios

La intervención temprana aprovecha el hecho de que la mandíbula de un niño está creciendo todavía. El tratamiento temprano, también puede ser útil cuando los arcos dentales y maxilares no se encuentran en la posición correcta. Aparatos funcionales pueden corregir o mejorar estos problemas. Normalmente se necesita más tratamiento posteriormente, pero puede ser más corto y menos complicado.

Los frenillos dentales para niños han mejorado mucho en el último par de décadas. La tecnología los ha hecho más cómodos y más atractivos que los aparatos que la mayoría de padres recuerdan haber utilizado También son más asequibles, lo que significa que muchos más niños tienen acceso a estos.

Cuidados

Una buena higiene dental es fundamental para niños con ortodoncias y otros aparatos dentales. Haz que tu hijo se enjuague tres o cuatro veces al día, para soltar los alimentos que puedan quedar atrapados entre los brackets, luego cepillar a fondo. Cada noche antes de acostarse, haga que su hijo use hilo dental y luego se enjuague con flúor para ayudar a mantener los dientes fuertes y sanos.

Una vez al día, debería ayudar también a su hijo a usar el hilo dental, lo cual ayuda a aflojar los residuos de comida y placa en y debajo de la línea de las encías, que de lo contrario endurecería produciendo sarro. También puede ayudar a llegar a los rincones y grietas en los dientes que podrían ser difíciles de alcanzar con un cepillo de dientes. Usar hilo dental con frenillos dentales puede ser difícil, pero puede utilizar muchas opciones que ayuden a asegurar que las encías permanezcan saludables. Hable con el ortodoncista o dentista de su hijo para recomendaciones de cuidado bucal.

Cada seis meses, lleve a su hijo al dentista para una limpieza y un chequeo. El dentista puede mostrar áreas que necesiten más atención y ayudar a garantizar que usted está manteniendo los dientes de su hijo sanos y limpios entre y alrededor de los brackets. A menudo, su dentista o higienista puede sugerir herramientas útiles o ideas para mantener sanos los dientes de su hijo mientras usa aparato.

Procedimiento

Aunque los planes de tratamiento son personalizados para cada paciente, la mayoría usa frenillos dentales de uno a tres años, dependiendo de los problemas de cuidado bucal que deban corregir. Esto es seguido por un período de uso de un "retenedor", que sostiene los dientes en sus nuevas posiciones. Aunque normalmente se dan pequeñas molestias durante el tratamiento de ortodoncia, los frenillos dentales de hoy son más cómodos que nunca.

Un expansor palatino puede utilizarse para ampliar el arco dental superior del niño, para que haya más espacio para los dientes crecer, reduciendo así el apiñamiento en la boca. El procedimiento consiste en la instalación del aparato. Consta de dos piezas de plástico a ambos lados de los molares superiores y un tornillo de expansión. Cuando se gira el tornillo de expansión, el aparato empuja los dos lados hacia afuera, así poco a poco ampliando gradualmente la mandíbula y haciendo hueco para los dientes permanentes del niño. Una vez que el arco tiene el tamaño adecuado, hay más posibilidades de que los dientes permanentes encuentren una mejor posición.

Los mantenedores de espacio son otro ejemplo de una técnica de intervención temprana. Cuando un niño pierde un diente prematuramente, como resultado de una caries o un accidente, los otros dientes pueden moverse para llenar el espacio vacante. Como medida preventiva, un dentista puede colocar un mantenedor de espacio para preservar el espacio hasta que el diente permanente crezca. Los mantenedores de espacio pueden ser una banda o una corona temporal, la cual se une al espacio vacante. Cuando el diente permanente comience a surgir el dentista retirará el mantenedor de espacio. Este procedimiento puede eliminar la necesidad de ortodoncias más intensivas o adicionales en el futuro.

¿Boca de metal? Ayuda mantenerla limpia para el futuro

Mantener los dientes limpios es más difícil con el uso de frenillos dentales. Prueba uno de nuestros productos para facilitar el proceso.