Introducción

Cuidar de los dientes significa más que cepillar y usar el hilo dental. Para un cuidado completo, es importante visitar a un dentista cada seis meses para realizar una revisión rutinaria y limpieza profesional.

El primer paso en este proceso es encontrar a un dentista con quien sentirse cómodo y entonces programar una cita. La mayoría de visitas al dentista son revisiones. Las revisiones regulares (idealmente cada seis meses) y las limpiezas profesionales ayudarán a sus dientes y encías a permanecer limpios, durar más y pueden evitar que se desarrollen problemas peligrosos.

¿Traer a tu pequeño para una visita? Los consultorios dentales pediátricos generalmente ofrecen un entorno diseñado para que los niños se sientan cómodos. Los cuartos pueden estar decorados con colores vivos, animales o divertidos diseños. Las salas de espera ofrecen a menudo una variedad de juguetes. Pueden tener incluso juegos de mesas o videoconsolas disponibles. Un divertido entorno hace que para los niños sea un placer visitar el consultorio de un dentista. Ellos se mantendrán pacientes y entretenidos hasta que sea su turno y pueden incluso pedir volver antes de lo necesario para poder jugar más.

Comprensión

En su primera visita, su dentista recopilará un historial de salud completo. En visitas de seguimiento, si ha cambiado su estado de salud, asegúrese de decírselo a su dentista. Esto es lo que puede esperar durante la mayoría de las visitas al dentista, aunque dependiendo de su historia oral, su experiencia puede variar.

Una limpieza profunda
Las revisiones casi siempre incluyen una limpieza dental completa de su dentista o higienista dental. Utilizando instrumentos especiales, un higienista dental raspará a lo largo y por debajo de la línea de las encías, eliminando la acumulación placa y sarro que pueden causar enfermedades periodontales, caries, mal aliento y otros problemas. Su dentista o higienista pulirá y usará hilo dental en sus dientes durante la visita y le enseñará técnicas de cuidado oral y productos para usar en casa para mejorar la salud oral.

Un examen dental completo 
El odontólogo realizará un examen exhaustivo de sus dientes, encías y boca, en busca de signos de enfermedad u otros problemas. El objetivo es ayudar a mantener su buena salud oral y evitar problemas serios al identificarlos y tratarlos tan pronto como sea posible.

Rayos x 
Dependiendo de su edad, los riesgos y los síntomas de las enfermedades periodontales, su dentista puede recomendarle la realización de radiografías. Las radiografías pueden diagnosticar problemas de otra manera inadvertidos, como daños en los maxilares, dientes impactados, abscesos, quistes o tumores y caries entre los dientes. Si está embarazada, informe a su dentista, ya que los rayos X se deben realizar únicamente en situaciones de emergencia.

Planificación

Si sus dientes y encías están en buenas condiciones, probablemente no necesitará regresar hasta pasados seis meses. Si se requiere tratamiento adicional, ya sea rellenar una cavidad, reparar una corona rota o quitar una muela del juicio, debe pedir una cita antes de abandonar el consultorio dental.

Ahora, si está evitando visitas al dentista debido a cierta ansiedad, los siguientes consejos pueden ayudarle a relajarse y darle la atención que sus dientes necesitan y merecen:

  • Pregunte a familiares y amigos 
    Si todavía no tiene un dentista, pida recomendación de dentistas a la gente de confianza y si son felices con su profesional sanitario. El boca a boca es una gran manera de encontrar a un buen dentista.
  • Busque a un dentista online 
    Muchos consultorios dentales tienen sitios web donde usted puede aprender acerca de sus prácticas y el tipo de servicios que ofrecen, con el personal y conocer qué valores y objetivos la práctica quiere lograr con los pacientes. Si ha encontrado prácticas dentales que parecen prometedoras, programe una cita una breve para conocer al dentista o pregunte a amigos y vecinos si son pacientes o si saben algo sobre ellos.
  • Hable acerca de sus sentimientos
    Una vez que elija un dentista; asegúrese de comunicarse con el dentista y el personal. ¡No sea tímido! Usted no es el primer paciente que se siente nervioso o ansioso. Transmita sus preocupaciones y temores antes de un procedimiento o si siente alguna molestia durante su visita. Es muy importante tener una comunicación clara y abierta con su dentista. Hablar hará que su experiencia dental sea más relajada y agradable.
  • Pregunte 
    Pida a su equipo dental que le informe sobre el tipo de tratamiento dental que recomiendan basado en sus necesidades de salud oral. Una vez que se ha desarrollado un plan de tratamiento, pida a su dentista que le explique los procedimientos en detalle. Saber qué esperar antes de que ocurra puede ayudarle a tranquilizar su mente.
  • Relájese 
    Si está tenso o nervioso antes de un procedimiento, hable con el dentista sobre formas de hacer la experiencia más llevadera. Hay medicamentos que le ayudan a relajarse y pueden prescribirse según el nivel de ansiedad. El dentista y el personal deben hacer todo lo posible para hacer que su visita sea reconfortante y libre de estrés.